Noticias‎ > ‎Lo mas reciente!‎ > ‎

La Schola Celebró el Bicentenario junto a La Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar y una selección de orquestas y coros de El Sistema

publicado a la‎(s)‎ 13 jul. 2011 13:28 por Mercedes Grau   [ actualizado el 29 jul. 2011 8:34 ]



Escrito por prensa FundaMusical Bolívar   
Lunes 11 de Julio de 2011 10:23

La Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar, una selección de orquestas y coros de El Sistema, junto a los choros de la Fundación Schola Cantorum de Venezuela, casi 1700 músicos en total, protagonizaron un concierto histórico: no sólo porque fue el evento que culminó las celebraciones del 5 de julio de 2011, día preciso de la conmemoración del Bicentenario de la Independencia de Venezuela, sino porque por primera vez en el país se reunió tal cantidad de músicos en un escenario para interpretar la Cantata Criolla: Florentino el que cantó con el Diablo, de Antonio Estévez, obra inspirada en el poema de Alberto Arvelo Torrealba.

La  Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar, Gustavo Dudamel y una selección de 1700 músicos de El Sistema celebraron el Bicentenario de la Independencia de Venezuela en la Plaza Diego Ibarra.

Los 1700 jóvenes, integrantes del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, perteneciente a la Fundación Musical Simón Bolívar – adscrita al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela - tocaron y entonaron la Cantata Criolla: Florentino el que cantó con el Diablo, de Antonio Estévez, obra inspirada en el poema de Alberto Arvelo Torrealba.

Dudamel y los músicos de El Sistema tocaron y entonaron  la Cantata Criolla: Florentino el que cantó con el Diablo, de Antonio Estévez, para celebrar el Bicentenario de la Independencia de Venezuela. Foto: Frank Di Polo

A las 6:30 de la tarde cuando la luz natural del día 5 de julio dio paso a los primeros asomos de la noche, el cielo de Caracas, ese que se veía desde la recién restaurada Plaza Diego Ibarra, comenzó a confundirse, imaginariamente, con el cielo de los llanos que mostraban tres pantallas gigantes dispuestas en el escenario.

Los actores Patricia Velázquez y Daniel Alvarado, el actor, artista visual y cantante Carlos Julio Molina (Dj 13) ofrecieron una introducción con la que recorrieron verbalmente la ruta del continente, en la que unieron extractos de poemas de autores latinoamericanos para cantar a una sola voz la palabra América.

Dudamel y los músicos de El Sistema tocaron y entonaron  la Cantata Criolla: Florentino el que cantó con el Diablo, de Antonio Estévez, para celebrar el Bicentenario de la Independencia de Venezuela. Foto: Frank Di PoloUna vez que el maestro Dudamel subió al podio comenzó el canto de la leyenda: el Diablo, con su sombrero peloe guama, es anunciado por el coro. El personaje oscuro comenzó a desandar por la espesa llanura en la noche, por los caminos del desamparo, como dice el poema, en el cuerpo y la voz de Gaspar Colón, reconocido barítono venezolano.

Momentos después, cuando el diablo ya le había lanzado el reto al guapo que se atreviera a cantar con él, salió el “catire quitapesares”; salió Florentino, representado por una de las voces fundamentales del canto lírico en la actualidad: la voz de Aquiles Machado. Sobre el pecho desnudo de la sabana, con música que mezcla instrumentos sinfónicos con un arpa, un cuatro y unas maracas, Florentino contrapunteó con el Diablo. Cuando se vio casi perdido, invocó a las vírgenes venezolanas, que fueron apareciendo entre los andamios del escenario. La estocada fue contundente: el poder de Dios venció al Diablo.

Los espectadores que habían comenzado a llegar a la plaza desde las 3 de la tarde, querían escuchar más. El maestro Dudamel levantó la batuta para dirigir Venezuela, una obra de poetas españoles que se sentían venezolanos, una canción que el país ha adoptado sentimentalmente. En seguida, vino el Alma Llanera, pieza con la que el público se convirtió en coro. El encendido de la fuente de la Plaza Diego Ibarra con los colores del tricolor venezolano animaron más el final y la orquesta repitió los bises, pero los oyentes querían más y la palabra Mambo se escuchó en señal de petición. Sonó el Mambo de Bernstein, casi patrimonio de las orquestas jóvenes venezolanas, y a ritmo de la contagiosa obra culminó el concierto que celebró con repertorio venezolano el Bicentenario de la Independencia de Venezuela.

VER ENLACE DE NOTICIA: http://www.fesnojiv.gob.ve/es/conciertos/993-florentino-y-el-diablo-se-vieron-las-caras-en-el-bicentenario-de-venezuela.html

La Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar, Gustavo Dudamel y una selección de 1700 músicos de El Sistema celebraron el Bicentenario de la Independencia de Venezuela en la Plaza Diego Ibarra. Foto: Frank Di Polo

Comments