Noticias‎ > ‎Lo mas reciente!‎ > ‎

Osvaldo Golijov, Miguel Harth-Bedoya y Gonzalo Grau grabarán en el Miguel Delibes en Valladolid

publicado a la‎(s)‎ 1 feb. 2011 19:32 por Jesus Hidalgo   [ actualizado el 1 feb. 2011 19:36 ]
Osvaldo Golijov, compositor, Miguel Harth-Bedoya, director, y Gonzalo Grau (foto adjunta), arreglista y percusionista, grabarán el 'Nazareno', en el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid

Osvaldo Golijov : "Transformo los dos pianos en instrumentos de percusión"
 
Anuncios Google
La Tecla Pianos Murcia
Venta, Afinación y Reparación Pianos Nuevos y de Segunda Mano
www.lateclapianos.es
 
Fue chelista en la Orquesta Juvenil de Venezuela antes que pianista de jazz en Boston, compositor de salsa antes que arreglista sinfónico. El Gonzalo Grau de hoy empieza a encontrar sentido a la convergencia de la tradición clásica y la popular, de instrumentos dominados desde el academicismo y los que fueron juegos de niño, a sus labores de orquestador y a sus proyectos personales, La clave secreta y Plural.  Se considera un híbrido, la suma de Mozart, Chick Corea y Paco de Lucía, y gusta de bucear en las raíces de cada género.

Hijo de Alberto Grau, autoridad coral en Venezuela, fue el trabajo de esos coros con Golijov lo que acabó conectando a Grau con el argentino y le llevó a formar parte de su equipo de asesores. «Golijov es Al Capone, el que dibuja el mapa, y nosotros somos sus ejecutores. Mi campo de especialización son los ritmos afrocaribeños que luego he ido ampliando al flamenco, pero también fui durante muchos años chelista clásicos y toqué mucho repertorio antiguo cono viola de gamba. Así que con mi vocabulario me he convertido en un traductor desde la tradición clásica y popular de las ideas de Golijov». Grau, para quien «la percusión es un hobby que estudié muy en serio», ha transcrito la partitura de Golijov para dos pianos, el dúo de las Labèque, «a los que he transformado en instrumentos de percusión. El piano no deja de ser un instrumento híbrido y he puesto el acento en la parte percutiva».

Pianista de jazz, bromea con que su piano es lo que le define en Venezuela y sin embargo es la percusión por lo que le conocen en Estados Unidos, donde reside desde hace 16 años. «No me atrevo a tocar el teclado al lado de las Labèque. Me han dado la oportunidad de explicarles estilísticamente las secciones de la 'Pasión'. Hay un movimiento, 'Sur', en las que ellas tienen libertad para derivarlo hacia su sonido. El resto es complicado, por asincopado y polirrítmico».

La clave secreta es su proyecto más personal, una banda de doce músicos que acaban de publicar 'Frutero moderno'. Es «una gran familia de música con la que puedo desarrollar ritmos latinos». Aunque no solo de salsa vive el Grau que escribe para su ensemble y para otros intérpretes. Sigue explorando en un formato más flexible que se llama Plural. «Incluso mi madre, cantante profesional, interviene en algunos temas. Ahí he querido incluir todas mis influencias», entre las que está el flamenco, que en su contemporaneidad le ha llevado a los discos que escuchaba su abuelo.
Comments