Noticias‎ > ‎Lo mas reciente!‎ > ‎

Pasadena Star News reseña La Pasión Según San Marcos

publicado a la‎(s)‎ 30 ene. 2011 18:12 por Jesus Hidalgo   [ actualizado el 30 ene. 2011 18:16 ]

Publicado el 06.05.2010

Reseña del Pasadena Star News (http://www.pasadenastarnews.com/) por Robert Thomas.


25 de abril de 2010

El año 2000 de nuestro Señor fue un momento memorable. Fue el último año del segundo milenio, año en que muchos estaban convencidos de que el mundo se iba a estrellar (¿recuerdan el Y2K?) y el 250mo aniversario del gran compositor y organista Johann Sebastian Bach.

A medida que se acercaba el año 2000, Helmuth Rilling, fundador del Oregon Bach Festival y la Internationale Bachakademie Stuttgart, entre otros, estaba buscando la forma más correcta de rendir homenaje a quien él había dedicado toda su vida.

Él sabía que las presentaciones de Bach serían numerosas, para citar solo un ejemplo, el organista Paul Jacobs, quien tocó un recital en el Walt Disney Concert Hall el pasado domingo, pasó 18 horas en un día tocando el repertorio completo de órgano de Bach en la ciudad de Nueva York. Rilling también sabía que miles de coros cantarían las principales obras corales de Bach: cantatas, oratorios, la Misa en Si menor y principalmente, la Pasión de San Mateo y la Pasión de San Juan.

En lugar de contribuir con ese exceso de presentaciones, Rilling creó “Pasión 2000” para la Internationale Bachakademie Stuttgart y comisionó a cuatro compositores, Tan Dun, Osvaldo Golijov, Wolfgang Rihm y Sofía Gubaidulina, para que crearan Pasiones que representaran la última semana de la vida de Jesús como lo relatan los cuatro autores de los Evangelios: Mateo, Marcos, Lucas y Juan respectivamente.

De los cuatro, La Pasión según San Marcos de Golijov, un compositor argentino relativamente desconocido en ese entonces, fue la que adquirió más fama. Las fuerzas detrás de la primera presentación, que incluyen a la Orquesta La Pasión, la agrupación coral Schola Cantorum de Venezuela y varios solistas, todos dirigidos por María Guinand, trajeron su emocionante, vibrante y latinizado Evangelio según San Marcos al Disney Hall el pasado 24 de abril. Una gran multitud asistió al “acontecimiento”; los asistentes incluyeron al director musical de la Filarmónica de Los Ángeles Gustavo Dudamel, a quien Guinand conoció, según dijo durante un discurso antes del concierto, cuando éste tenía 15 años de edad y estaba buscando asesoría sobre la dirección de la Sinfonía Nº9 de Beethoven.

Es difícil describir adecuadamente La Pasión según San Marcos. Golijov es un maestro de los colores sutiles y los usa extensamente en esta pieza de 90 minutos. La obra fue escrita específicamente para la Schola Cantorum y eso ha demostrado ser un choque cultural para Golijov. “Él es de Argentina” explica Guinand antes de su presentación, “que está influenciada principalmente por el español europeo pero Venezuela posee influencias caribeñas, brasileñas y africanas”. Citó un ejemplo: “En Argentina, las procesiones de Semana Santa son solemnes y sombrías”, dijo riéndose entre dientes. “¡En Venezuela, paseamos los santos por las calles con tambores, bailes y mucho ron! Al final, Golijov proporcionó las notas; Guinand y la Schola Cantorum llenaron los espacios vacíos con gran estilo.

Con unas pocas notables excepciones (siendo el aria Lúa descolorida la más memorable), la pieza, cantada en español y subtitulada en inglés, permanece fiel al texto de Marcos (aun así, Lúa descolorida fue una especie de saludo a Bach, quien utilizó arias en sus Pasiones para adornar el mensaje del Evangelio). Una iluminación altamente efectiva contribuyó a la atmósfera de la velada, así como varios bailes que incluyen la apasionante crucifixión y la escena de la muerte de Jesús al final. Lo único que el Disney Hall no hace bien es el manejo del sonido amplificado y anoche no fue una excepción a la regla. Afortunadamente, los problemas ocasionales de balance y dicción eran triviales.

El coro de 54 voces juega un papel importante de principio a fin y este grupo es verdaderamente extraordinario tanto como una agrupación vocal así como en su a veces intrincada coreografía. Situados en la fila superior de la tarima, a veces cantan como un conjunto uniforme y en otras se dividen en pequeños grupos. También hay un grupo de solistas representando algunos de los papeles menores. Los 24 miembros de la orquesta, con una gran variedad de instrumentos de percusión latina, se mantienen en constante movimiento, no solo con sus manos mientras tocan sino que se mueven en un vaivén entre los instrumentos y ocasionalmente se aparecen al frente del escenario para cantar o bailar. La versatilidad de toda la agrupación hace de la producción lo más austera posible; aunque todo es, por supuesto, relativo.

A diferencia de las Pasiones de Bach en que los solistas representaban papeles específicos, la Pasión de Golijov es una mezcla ecléctica. Por ejemplo, el coro y los diferentes solistas masculinos y femeninos representan a Jesús varias veces a lo largo de la velada. La voz terrenal de Luciana Souza fue dramáticamente impresionante en sus porciones vocales. La soprano Jessica Rivera (quien no usó ni requirió de un micrófono) estuvo radiante en la escena de la Eucaristía, que cantó desde el estrado del órgano simbólicamente por encima de la reyerta, e impactante en Lúa descolorida. Reynaldo González-Fernández estuvo impresionante como vocalista y bailarín.

Guinand, quien luce como una diosa alta y esbelta sobre el podio, ha pulido al máximo a sus músicos. Dirigió con autoridad y sensibilidad de principio a fin, utilizando los mismos gestos que vemos en Dudamel. Luego de la presentación, se dirigió a la orquesta y al coro durante la tumultuosa ovación para agradecer a sus músicos y saludó a los espectadores del auditorio entero. Si José Abreu es la figura paterna de Gustavo, entonces María Guinand parece ser su influencia maternal. Qué suerte la de Gustavo.

A diferencia de las Pasiones de Bach, que pueden ser cantadas por cualquier coro de iglesia altamente competente o agrupación coral, es difícil imaginarse a la Pasión de Golijov siendo interpretada por nada más y nada menos que los grupos originales. Quién sabe que sucederá cuando Guinand se retire, aunque es muy probable que haya un futuro joven director entrenándose con este equivalente coral de “El Sistema”. Sin embargo, si desea escuchar La Pasión según San Marcos en su forma original, quizás mañana sea su última oportunidad local durante algún tiempo. ¡No pierda esta oportunidad!

Comments